Un blog sobre el Trabajo
en la Era Digital

Image

Incidencia de las condiciones de trabajo en la salud mental: una primera aproximación

En este artículo voy a empezar a tratar el tema de las relaciones entre las condiciones de trabajo y la salud laboral. Para ello, he escogido un tema que, como ya escribí en el artículo anterior, cada vez tiene más interés en el ámbito académico y en la sociedad en su conjunto. Me refiero a la salud mental de los trabajadores. 

Es cada vez más frecuente que los trabajadores españoles experimenten en algún momento de su vida profesional alguna situación o trastorno relacionado con la salud mental, como la ansiedad, el estrés o la depresión.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que estos trastornos afectan a más de 300 millones de personas en el mundo y es la principal causa mundial de incapacitación para desempeñar los trabajos, lo que supone que el 15% de los adultos en edad de trabajar tiene un trastorno mental. Como resultado la OMS también calcula que a nivel mundial se pierden 12.000 millones de días de trabajo debido a las bajas médicas por ansiedad y depresión.

En el caso de España asistimos en la última década a una duplicación de las bajas laborales relacionadas con la salud mental. Según datos del INE, más de 500.000 trabajadores recibieron en 2023 una baja médica por casusas de enfermedad laboral relacionada con trastornos mentales, lo que supone un incremento del 30% respecto a las cifras de 2019 anteriores a la pandemia de Covid. La ansiedad y la depresión son los dos principales cuadros clínicos responsables de la carga de enfermedad de los problemas de salud mental.

Los datos que se obtienen desde diversas fuentes son muy esclarecedoras de la importancia del fenómeno entre los trabajadores españoles. Así:

  • El 17% de trabajadores cumplen los criterios de mala salud mental de la Organización Mundial de la Salud, según datos de la Encuesta Europea de Condiciones de Trabajo (EWCT) de 2015.
  • Asimismo, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) 2023, el 48,5% reconocen estar expuestos en su lugar de trabajo a factores de riesgo para su bienestar mental.
  • También en la EPA de 2023 se recoge que el 28% tienen problemas relacionados con el sueño "diariamente" o "varias veces a la semana", con dificultades para quedarse dormidos; o despertándose varias veces durante la noche; o con sensación de agotamiento y sin haber descansado).

Foto de Anthony Tran en Unsplash  

Salud mental y entorno laboral

Un reciente informe del Ministerio de Trabajo, titulado "Precariedad laboral y salud mental: conocimientos y políticas", presentado a principios de 2023, establecía la relación entre estos trastornos mentales con las condiciones de trabajo. En el informe se destacan una serie de ítems que impacto de manera negativa en la salud mental, como las relaciones informales de trabajo, la precariedad laboral, las formas descentralizadas de organización productiva (como pueden ser las modalidades de trabajo por plataforma), las dificultades para la desconexión digital o las sobrecargas de trabajo mediante la realización de horas extraordinarias (y en muchas ocasiones, añado yo, horas que no son pagadas). En el informe se recogen tres recomendaciones generales:

  1. Luchar contra la precariedad laboral y sus efectos en la salud mental.
  2. Mejorar las condiciones de protección, salud y cuidados de las personas trabajadoras.
  3. Analizar y evaluar la precariedad laboral y los problemas de salud mental y plantear medidas específicas en cada apartado.

En la misma línea que este informe del Ministerio de Trabajo, un estudio anterior (Pérez Zapata y Álvarez Hernández, 2021) también llevó a cabo, con datos de trabajadores en el País Vasco, un análisis de las relaciones entre condiciones de trabajo y salud mental. Los resultados obtenidos indican el impacto sobre la salud mental de un número reducido de ítems, como son los relacionados con el ritmo e intensidad del trabajo, la precariedad laboral o la ausencia de unas relaciones interpersonales menos conflictivas en el lugar de trabajo. Como consecuencia, en el estudio se proponen tres líneas de actuación para la Administración Pública y las empresas (ibid. p. 99):

  • Regulación de los ritmos, cargas y exigencias del trabajo (es decir, de la intensidad de trabajo
  • Reducción de la precariedad laboral asociada a los insuficientes salarios, al miedo a reclamar mejoras en las condiciones de trabajo y a los horarios semanales reducidos (hasta 32 horas).
  • Intervención sobre los recursos, centrada en unas relaciones sociales más adecuadas, con menos conflictos y un mayor sentido del trabajo.

Las empresas empiezas a reaccionar...

Las empresas parecen que empiezan a ser conscientes de la importancia de apostar por la salud mental. Aunque, esta debería tener una mayor proyección. Según el informe sobre el II Observatorio de Bienestar Emocional y Factores Psicosociales, de Adecco Group Institute (2022), el 75% de las empresas consultadas expresa que las cuestiones relacionadas con la salud mental de los trabajadores deberían tener un mayor tratamiento en los convenios colectivos.

Una de las causas por el incremento del interés por estos temas en las empresas se debe a que en España los problemas de salud mental se han convertido en una de las principales causas por las que la gente renuncia a su puesto de trabajo. Suelen ser personas que muestran síntomas de lo que se conoce como "Síndrome del Burnout": agotamiento físico y mental, no sentirse escuchado ni tener capacidad de decisión en cuestiones relacionadas a su desempeño, con la consiguiente baja autoestima personal y bajo nivel de rendimiento laboral.

¿Qué cosas se pueden hacer para mejorar la salud mental dentro de la empresa? En un artículo anterior [Dispositivos organizativos y tecnología en la prevención de la salud psicosocial en el trabajo] hablamos de una serie de buenas prácticas que se pueden poner en marcha en las organizaciones para mejorar la salud mental de los trabajadores.

Profundizando en lo que se trató en este artículo, un buen clima laboral en los centros de trabajo se constituye como la base sobre los que deben girar las estrategias para una mejora salud mental de los trabajadores, y que permiten una mejor conciliación laboral, un mejor ambiente para la comunicación interna y los procesos de escucha y liderazgo dentro de los equipos, entre otras cuestiones. 

Podemos decir entonces que si bien hay consenso en la comunidad científica, la Administración Pública y los interlocutores sociales (patronal y sindicatos) sobre los efectos de las condiciones de trabajo en la salud mental de los trabajadores, en general las empresas española aún están comenzando a reaccionar ante el grave problema que se les presenta. Existe una retroalimentación entre condiciones de trabajo y mala salud mental, pero además esta mala salud laboral afecta de manera especial a un bajo compromiso laboral (engagement), una reducción del rendimiento y a situaciones de renuncia al puesto de trabajo en las que las empresas pierden capital humano.

Qué te parece este tema, ¿crees que tiene la importancia que se le da últimamente desde los organismos internacionales y desde los gobiernos? Si te gustan los contenidos del blog, ¡apoya este proyecto y suscríbete!.

Para saber más...

INSST, 2023. Salud mental y Trabajo.

Oscar Pérez Zapata y Gloria Álvarez Hernández, 2021. Empleo, trabajo y riesgos para la salud mental: Análisis y propuestas de intervención.

0

Al aceptar, accederá a un servicio proporcionado por un tercero externo a https://trabajo4cero.com/