Un blog sobre el Trabajo
en la Era Digital

Image
Destacado


Soft skills para trabajar en el nuevo entorno laboral digitalizado

En esta ocasión vamos a hablar de la creciente importancia que cobran para las empresas en sus procesos de digitalización las llamadas soft skills (habilidades blandas).

Partimos de una premisa que desde el área de RRHH se viene constatando desde hace mucho. Y es que el mayor porcentaje de los logros que se adquieren en la carrera profesional está influenciado por las llamadas habilidades blandas que poseen las personas y que despliegan en el desempeño de su trabajo. Estas habilidades no son innatas sino que se adquieren en diferentes momentos de la vida. Poseer o adquirir estas habilidades en nuestra etapa de estudiante nos asegura, en la mayoría de los casos, conseguir un buen desempeño académico y, posteriormente, laboral.

En la primera parte del artículo vamos a ver la importancia de las soft skills para las empresas. Tomaremos a modo de ejemplo dos informes recientes sobre el tema, y que tienen su base en encuestas a directores de RRHH, donde se identifican las habilidades más importantes para trabajar en el nuevo contexto de la Cuarta Revolución Industrial.

En la segunda parte del artículo cambiaré el enfoque, y traeré unos resultados obtenidos en mi investigación sobre el impacto ocupacional 4.0. Basándome en estos resultados identificaré una series de habilidades profesionales que se despliegan en el nuevo contexto tecnológico, a partir de las características que presenta lo que yo defino como nuevo entorno digital de trabajo.

Si te gustan los contenidos del blog puedes apoyar este proyecto compartiendo los artículos. También puedes suscribirte y recibir en tu correo los nuevos artículos que vaya publicando.

La importancia de las soft skills en las empresas 

Según Wikipedia, las soft skills, en contraposición con las hard skills (habilidades duras) son "una combinación de habilidades sociales, habilidades de comunicación, rasgos de la personalidad, actitudes, atributos profesionales, inteligencia social e inteligencia emocional, que facultan a las personas para moverse por su entorno, trabajar bien con otros, realizar un buen desempeño y, complementándose con las habilidades duras, conseguir sus objetivos".

Recientemente el World Economic Forum ha publicado datos de su encuesta sobre The Future of Jobs Report 2023 en la que participaron 803 compañías empleadoras, pertenecientes a 45 países. De los resultados de la encuesta se estima que alrededor del 50% de la población requerirá en las próximas décadas de nuevas habilidades para adaptarse a los cambios impulsados por la Cuarta Revolución Industrial.

En este contexto, ciertas habilidades emergen como fundamentales para los trabajadores. Sobresalen en el ranking el pensamiento analítico y creativo, identificados como las habilidades más importantes por las empresas encuestadas. El pensamiento analítico constituye, en promedio, el 9% de las habilidades fundamentales, y el pensamiento creativo sigue de cerca, destacando la necesidad de la capacidad de adaptación en entornos laborales disruptivos.

Junto con estas habilidades cognitivas, también se destacan tres habilidades cruciales relacionadas con la adaptación al cambio:

a) resiliencia, flexibilidad y agilidad;
b) motivación y autoconciencia; y
c) curiosidad y aprendizaje a lo largo de la vida.

Los cambios en el trabajo que introducen las tecnologías digitales también hacen que se requieran habilidades relacionadas con el trabajo en equipo, como la empatía y escucha activa, y el liderazgo e influencia social.

En España, la consultora tecnológica isEazy, especializada en herramientas e-learning, acaba de publicar el Whitepaper "Power skills imprescindibles para tu equipo en 2024" donde aborda las soft skills (los que ellos llaman power skills) que consideran esenciales para el éxito empresarial. En el informe se analizan las áreas clave en soft skills de cualquier tipo de organización, desde competencias tecnológicas hasta habilidades personales, y selecciona las 12 power skills más importantes para los próximos años. Las cinco más importantes que destaca el informe son: la gestión del tiempo, la curiosidad y el aprendizaje continuo, el pensamiento creativo, la inteligencia artificial y Big Data y la gestión de la diversidad.

De la lectura de ambas informes aparece una conclusión importante: en los próximos años se necesitarán adquirir, al mismo tiempo, una serie de competencias digitales como las que ya están definidas en Marco Europeo de Competencias Digitales (DIGCOMP), junto a otras habilidades relacionadas con las transformaciones en el contenido del trabajo (qué se hace) y en la organización del trabajo (cómo se hace) que requieren de una adaptación al cambio por parte de los trabajadores. 

Las soft skills en el nuevo entorno digital de trabajo 

En mi investigación sobre el impacto ocupacional en el sector manufacturero español (López Carmona, 2023) preguntaba a los trabajadores de diferentes categorías profesionales (operarios, ingenieros, personal técnico, directores/coordinadores) qué habilidades y actitudes pensaban como más importantes para desempeñar su puesto en el nuevo entorno digital de trabajo. Si bien existían diferencias en las puntuaciones de cada grupo, el complejo de habilidades que aparecían era muy similar para todas las categorías profesionales. De manera diferente, en las actitudes sí encontramos variación en las respuestas al preguntar sobre cuáles eran las más necesarias.

El nuevo entorno digital de trabajo, como ya apunté en otro artículo de este blog [Un nuevo entorno digital de trabajo en la industria] se caracteriza por cuatro elementos interconectados:

  1. La automatización de máquinas y procesos, que son controlados en remoto por los operarios mediante dispositivos y herramientas digitales.
  2. La gestión de datos generados por las máquinas automatizadas en todas las áreas de la cadena de valor permite a los trabajadores cierta capacidad para toman decisiones en su propio ámbito de actuación con vistas a mejorar los procesos internos.
  3. La progresiva digitalización de los puestos de trabajo: los trabajadores cuentan con dispositivos y herramientas digitales que les ayudan a desempeñar las nuevas funciones que la automatización de los procesos exige, como la supervisión, control de calidad, la participación en equipos de trabajo, etc.
  4. La creación de espacios colaborativos, virtuales y en red. Se apuesta en las empresas por crear un entorno colaborativo, basado en la comunicación y participación de los trabajadores en equipos de trabajo mediante la utilización de plataformas digitales, y en la eliminación de escalones intermedios (la estructura organizativa se aplana).

Estos elementos requieren de un complejo de habilidades y actitudes para desempeñar de manera efectiva el trabajo. Pero, ¿Cuáles son? 

1. Habilidades 

Podemos decir que en este nuevo contexto se combinan aquellas habilidades que facilitan el uso de los habilitadores digitales en el trabajo con otras que son necesarias para acometer las nuevas formas de trabajo, más participativo y colaborativo que requiere de la comunicación interpersonal (ver Figura 1).

En primer lugar tenemos un conjunto de habilidades relacionadas con el uso de los habilitadores digitales desde los que desempeñan cada vez sus tareas. Otra serie de habilidades estarían relacionadas con la necesidad de gestionar los datos producidos. Y un tercer grupo de habilidades estaría compuesto por aquellas más relacionadas con la participación en equipos de trabajo en red mediante el uso de mediadores tecnológicos. 

Figura 1.  Habilidades destacadas por los encuestados como necesarias
para trabajar en el nuevo entorno digital

2. Actitudes 

Si bien con las habilidades hubo un cierto acuerdo entre los diferentes grupos profesionales, en el caso de las actitudes se dio una mayor variabilidad en las respuestas.

En el cuestionario se les pidió a los encuestados que eligieran, de entre las opciones prestablecidas en un listado de 12 actitudes, un máximo de 5 respuestas (ver Figura 2).

Solo existió unanimidad entre los grupos solo al considerar como actitudes necesarias "adaptarse al cambio" y "trabajar eficientemente"; también hubo cierta coincidencia con la opción "mostrar voluntad de aprender". Pero en el resto de los ítems, cada grupo eligió diferentes opciones.

Así en el caso de los operarios se destacaron actitudes como "esforzarse" o "prestar atención al detalle". Existió coincidencia entre los ingenieros y el personal técnico de mantenimiento en considerar también "controlar la frustración". En el grupo de Directores/coordinadores de fábrica se destacó "mostrar curiosidad" o "cumplir con los compromisos".

Figura 2.  Actitudes seleccionadas por la muestra de trabajadores encuestados,
por grupo profesional
(López Carmona, 2023)

La reflexión que motivan estos datos obtenidos en la investigación supone dos cuestiones. 

En primer lugar, que existe una tremenda dificultad de establecer una caja de herramientas adecuada (necesidad de nuevos conocimientos, habilidades, actitudes) para todos los segmentos profesionales. 

Y, en segundo lugar, que solo un diagnóstico específico en los centros de trabajo sobre los cambios introducidos por la digitalización en el entorno laboral puede facilitar esta labor de identificación y adquisición/mejora de las capacidades laborales necesarias para acometer los retos futuros.

0

Al aceptar, accederá a un servicio proporcionado por un tercero externo a https://trabajo4cero.com/