Un blog sobre el Trabajo
en la Era Digital

Image
Destacado


La IA transforma el lugar de trabajo y genera nuevas ocupaciones

En este año que ahora finaliza se han tomado varias iniciativas desde la Unión Europea para empezar a regular el uso de la Inteligencia Artificial (IA) en las diferentes facetas de la vida social. El pasado 30 de octubre el presidente de EE.UU. promulgó una orden ejecutiva sobre "the Safe, Secure, and Trustworthy Development and Use of Artificial Intelligence". También, la semana pasada conocíamos la noticia que se había cerrado un borrador de ley para regular la IA en la Unión Europea, que deberá ser aprobada por el Parlamento Europeo en los próximos meses.

Como se ve, la utilización de los últimos avances en IA genera preocupación en los gobiernos y presenta la necesidad de regular su uso. En este artículo, sin embargo, no me voy a centrar en los aspectos normativos (es posible que esto lo deje para un próximo post). Más bien, deseo exponer qué tipos de efectos tiene y tendrá en los próximos años la inteligencia artificial en las empresas.

La consultora Gartner define la IA como la aplicación de análisis avanzados y técnicas basadas en la lógica, incluido el machine learning (ML), para interpretar eventos, respaldar y automatizar decisiones y llevar a cabo acciones. Según revela esta misma consultora en un informe reciente sobre las 10 principales tendencias tecnológicas estratégicas para 2024, en los próximos tres años se pasará del 5% a más del 80% de empresas que utilizarán IA generativa o aplicaciones habilitadas para usarla en entornos de producción. En el mismo informe se apunta que la IA generativa se emplea inicialmente y seguirá haciéndolo en los próximos años, en actividades de atención al cliente, ventas y marketing, pero que en su desarrollo futuro acabará afectando a todos los departamentos y flujos de trabajo, automatizando y digitalizando los procesos.

3 cambios que la IA promueve en las empresas 

En este contexto de desarrollo de la IA en los próximos años, podemos vislumbrar algunas tendencias que la IA propicia y que posibilitarán una mejora en los lugares de trabajo.

En primer lugar, la IA permitirá a los trabajadores realizar tareas de más impacto para sus empresas. La IA cambia nuestra forma de trabajar, de interactuar con los datos automatizando tareas. También ayuda con la privacidad de los datos personales y el cumplimiento de la normativa que lo regula.

La IA viene automatizando y digitalizando diferentes tipos de tareas en las empresas, desde tareas manuales y/o repetitivas hasta tareas de carácter cognitivo (como el análisis de información o la toma de decisiones. La IA permite identificar tareas que son susceptibles de automatizar, lo que ayuda a liberar tiempo de trabajo para realizar tareas más productivas y rentables para las empresas, al mismo tiempo que incrementa la satisfacción y el engagement (compromiso) en el trabajo. Por ejemplo, la posibilidad de utilizar ChatGPT o modelos similares, para consultas semánticas -preguntas escritas en un lenguaje "humano" que luego se traducen al lenguaje de la máquina- cambiará drásticamente el servicio al cliente de las empresas, obteniendo información de conjuntos de datos estructurados (cifras de ventas y datos demográficos de clientes) y datos no estructurados (opiniones de clientes y comentarios en redes sociales).

Una segunda tendencia, que se revela de la anterior, es que las organizaciones cambiarán su forma de medir el rendimiento del trabajo, buscando fórmulas que tengan menos en cuenta métricas de actividad (o también de presencialismo), como las horas trabajadas o los correos electrónicos enviados, y apuesten por otras métricas basadas en los resultados obtenidos. Para esto. los directivos tendrán que cambiar su mentalidad, deberán fijar bien previamente que desean obtener y ayudar a sus equipos a alinear los esfuerzos individuales con estos objetivos claros.

Una tercera y última tendencia de la IA que podemos observar consiste en el diseño de entornos laborales (lugares de trabajo) más productivos y seguros. La IA proporcionará respuestas rápidas a consultas, guiará a los empleados hacia los recursos y facilitará las solicitudes de servicio. Además, mejorará la experiencia de los empleados, prediciendo los servicios que necesitan para mejorar sus tareas antes incluso de que sepan que los necesitan.

La IA permite a las empresas centrarse en apoyar a los empleados tanto dentro como fuera del entorno laboral. Estas inversiones conducirán a una mayor satisfacción de los empleados, a una mejor retención del talento y al éxito general de la empresa.

Obtenido de Adobe Stock

Nuevas ocupaciones que trae la IA 

La entrada de la IA en el entorno laboral está siguiendo un patrón similar a las anteriores revoluciones tecnológicas. Por un lado, la automatización de máquinas y procesos disminuye el número de trabajadores necesarios. En este sentido, la IA amenaza a los diferentes roles administrativos de las empresas, en mayor medida que otras ocupaciones manuales que se pueden dar en la logística o en la manufactura.

Pero también la IA está generando nuevas ocupaciones que requieren de habilidades técnicas relacionadas con esta nuevas tecnología. En los últimos años se vienen incorporando a las empresas, y cada vez más, programadores y desarrolladores de sistemas de IA, además de expertos en data science. Junto a ellos están surgiendo otros nuevos empleos como el de experto en Procesamiento de Lenguaje Natural para enseñar a chatbots y procesadores de texto a comprender y generar lenguaje humano escrito y hablado. Estos profesionales desarrollan el modelo lingüístico para que los ingenieros informáticos lo implementen en el código de la máquina, y que sea eficiente y funcional. Este profesional requiere formación en lingüística, filología o traducción, así como una especialización en procesamiento de lenguaje natural o lingüística computacional.

Otro ejemplo de nueva ocupación relacionada con la IA es el de Auditor de Algoritmos, cuya función es evaluar la fiabilidad de los resultados obtenidos mediante el uso de la inteligencia artificial, así como su cumplimiento ético y legal, asegurando que se apliquen los estándares y regulaciones pertinentes. El auditor de algoritmo trabaja en paralelo con el desarrollo del sistema de inteligencia artificial, y deben poseer formación en derecho y en ciencias sociales. 

En conclusión, el avance de la IA en los próximos años hace que impacte sobre el lugar de trabajo y sobre la forma de trabajar en las empresas. Propiciará unas mejoras de productividad y seguridad en los puestos y un entorno laboral más eficiente. También repercutirá en la emergencia de nuevas ocupaciones, con perfiles más cualificados y con conocimientos STEM, lo que tendrá su impacto en el mercado de trabajo.

Si te parece interesante el tema y te gustan los contenidos del blog, ¡apoya este proyecto y suscríbete!.

0

Al aceptar, accederá a un servicio proporcionado por un tercero externo a https://trabajo4cero.com/